Limpieza del material de vidrio

La limpieza del material de vidrio es necesaria para evitar la contaminación de reactivos y disoluciones. Una vez utilizado dicho material debe limpiarse; si no es posible hacerlo en el momento, debe colocarse en un recipiente destinado a material sucio conteniendo agua y jabón neutro.

Para la perfecta limpieza de recipientes de vidrio tales como tubos de ensayo, matraces, buretas, etc., es muy útil el uso de escobillas para tal fin. Si el material de vidrio contiene reactivo ya seco, ha de limpiarse con mezcla cerámica se prepara de la siguiente forma: (En un vaso de precipitados de 250 ml se ponen 20 g de dicromato potásico, con 50 ml de agua; después, se añade ácido sulfúrico concentrado hasta un volumen de aproximadamente 100 ml.)

Cuando el material está ya limpio se aclara con abundante agua del grifo y posteriormente con un poco de agua des­tilada.